HIMNO DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

domingo, 30 de diciembre de 2012

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: FELIZ AÑO NUEVO EN LUCHA.

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: FELIZ AÑO NUEVO EN LUCHA.: El año nuevo lo anuncian Como un tigre enfurecido Con las garras afiladas Y mostrando los colmillos. El año nuevo lo encargan ...

lunes, 26 de noviembre de 2012

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: MUJER (contra la violencia de género)

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: MUJER (contra la violencia de género): MUJER, He visto en ti la llaga Sangrante del dolor, tus pies clavados Por los yerros del odio, Tu espalda lacerada de cansancio,...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: NACISTE EN PALESTINA

Que cese el genocidio. Los pueblos tienen derecho a una paz justa.

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: NACISTE EN PALESTINA: Naciste en Palestina, en Nazaret, Y qué feliz estás de ser nacida. Islámica es tu fe, y luna radiante El aire de la noche ...

jueves, 15 de noviembre de 2012

miércoles, 14 de noviembre de 2012

¿Esta es la marca de España que busca este gobierno?

 A esto lleva la barbarie de los que imponen la barbarie neoliberal; es decir, el capitalismo salvaje de la Sra. Merkel y sus acólitos de La Europa de los mercanchifles.

lunes, 12 de noviembre de 2012

sábado, 10 de noviembre de 2012

martes, 6 de noviembre de 2012

miércoles, 3 de octubre de 2012

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: YO TRAIGO UNA ROSA ROJA

LA VOZ QUE NADIE APAGA - Antonio Capilla: YO TRAIGO UNA ROSA ROJA: Yo traigo una rosa roja Del confín de las estrellas Yo traigo una rosa roja Para todo el que la quiera. Sus pétalos son de pasió...

CARTA ABIERTA A CARLOS HERRERA



Carta de una empleada pública de Granada a Carlos Herrera, de ONDA CERO.

Estimado Carlos:

Mis motivos para escucharte cada mañana no han sido otros que el placer de escuchar una información imparcial, coherente y objetiva, cualidades........ indispensables en el oficio de periodista pero que en pocos medios de comunicación españoles, y ahora creo que en ninguno, es fácil encontrar. He disfrutado también muchísimo de tus grandes dotes de comunicador y, sinceramente, me he divertido bastante oyéndote.

Y por eso lo siento mucho.

Siento mucho haber tenido que ver al final tu faceta más humana desde el punto de vista negativo. Ver como la imparcialidad, la coherencia y la objetividad han ido abandonando tus opiniones a medida que el tema de la crisis económica avanza. He soportado día tras día ver que, primero, lanzabas indirectas para que se "metiera mano" (lo siento, no se me ocurre ahora mismo una forma más correcta de decirlo) de una vez a los empleados públicos. Y, después, desde hace unos días, comprobar la satisfacción que te causa el hecho de que por fin el Gobierno haya adoptado esta medida que, entre otras, recorta el gasto público.


Querría hacer un inciso aquí. Parece que hay muchas personas que sólo pensáis en el gasto que ocasionamos a vuestros (nuestros también, no lo olvides), bolsillos. Olvidáis y os reís de la "PRODUCCIÓN " pública que es la que justifica este gasto. Es que ni pensáis en ella. No estoy hablando de altos cargos puestos a dedo que estropean más que arreglan y que no se irán, no lo dudes, sino de los "curritos" que como en cualquier empresa trabajamos nuestras treinta y siete horas y media semanales, en muchas ocasiones en condiciones más que complicadas porque no contamos con los medios suficientes para poder estar a la altura de lo que se nos responsabiliza. Atendiendo a público cabreado e impaciente, cuidando y formando a vuestros hijos, responsabilizándonos de la salud de pacientes a los que tenemos que ver en tiempo record, manteniendo y limpiando los espacios en los que vivís, protegiendo vuestra seguridad.... En fin....

Igual tú no has necesitado de estos servicios porque puedes pagar medios privados: gestores, colegios, clínicas, médicos, seguridad, etc...., pero te aseguro que gran parte de la población, entre la que me encuentro, los necesitamos porque nuestro sueldo, los privilegiados que lo tenemos, no da para más. De los que no lo tienen, ni te hablo.

En fin, te he escuchado defender esta medida y....bueno, es tu opinión como la de muchas personas. Injusta, indicadora de un desconocimiento total de la, labor que realizamos (¿cómo la vas a conocer si, como te decía, poco tendrás que usarla?) y, por lo que a mí respecta, triste. Es de MI TRABAJO, del que hablas. El que crees que hay que remunerar menos. El que infravaloras en definitiva.

Pero en fin, he seguido escuchándote a pesar de todo porque no hacías más que manifestar eso, una opinión. Pero hoy voy a dejar de hacerlo. Hoy he comprobado que te has vuelto parcial, incoherente y subjetivo. Y ya no me parece interesante oírte.

Ahora que el Gobierno ha dejado de mirarme y te mira a ti, que entiendo te cuentas entre las afortunadas personas que ganan más de 80.000 euros al año, te sientes indignado. Ves los "peros" de dejar a los ciudadanos con menos dinero que gastar y te parece que esa medida es injusta y poco útil, peor aún, que puede ser devastadora para los mercados.

Ya. ¿Para qué mercados? ¿Para las grandes firmas como Loewe? ¿Para la casa Mercedes ? ¿Para el hotel Alfonso XIII? ¿Para restaurantes como Zalacaín o La Broche? Te aseguro que los que ganáis más de ochenta mil éuros al año
(declarados) no vais, por la subida de un punto o dos más en el IRPF a dejar de gastar en ellos. Ni lo van a notar, te lo aseguro. Ese mercado no se va a ver resentido. Y si no podéis vosotros, cosa que dudo, ya seguirán acudiendo a él los que no declaran las fortunas que ganan. Siempre ha sido así. A estas grandes empresas, nunca les fallan sus clientes.

Las tiendecitas de barrio, el bar que hay debajo de casa, los restaurantes normalitos, los hoteles de dos y tres estrellas, las gamas bajas de vehículos.... ese mercado que es el al que podemos acceder la mayoría de los españoles y del que viven otros tantos, como no es frecuentado por las personas que ganan más de 80.000 euros al año, igual sí que se ve afectado.

Tiendo a pensar, por la parte que me toca, que el recorte de sueldo de los empleados públicos, que sin ningún pudor ni conocimiento defiendes, sí que le va a hacer daño. Sí que le va a hacer daño la congelación de las pensiones. Llegamos a fin de mes justitos, así es que el dinero que nos quiten ahora, lo tendremos que quitar de nuestro consumo en estos establecimientos/empresas. A este recorte, por cierto, tenemos que añadir la subida del IVA y de la energía eléctrica, de las que tampoco nos libramos. Así es que los mil/mil quinientos euros que ganamos la mayoría de nosotros, una vez que nos apliquen el recorte salarial, como podrás comprender a poco que sumes, se nos irá en pagar la hipoteca/alquiler, la comida, el agua, la luz.... y poco más nos quedará para el consumo.

Carlos, todos podemos traernos al trabajo el desayuno de casa, no hay mucho problema. También podemos aguantar con los zapatos y la ropa del año pasado, tomarnos en casa la cervecita con nuestros amigos, comer con ellos también en casa en lugar de ir a un restaurante de vez en cuando y "aguantar" el coche un poco más. El problema será para el dueño del bar que vivía de servir desayunos a esa "panda de vagos" que somos los empleados públicos. Para el dueño de un pequeño comercio de ropa o calzado, del restaurante sencillito, del hotel familiar, del supermercado de barrio, del concesionario que vende coches de ocasión.... Y para sus empleados. Este sector de mercado lo tendrá realmente bastante más difícil para sobrevivir que el de Loewe, Zalacaín, el hotel Alfonso XIII o la Mercedes.

Y, como te comentaba, a éste mercado es al que accedemos la mayoría de los españoles. Sin ninguna duda al menos, los funcionarios, como nos llamas a todos, y los pensionistas.


Mira, te voy a mostrar lo que entiendo yo por solidaridad, por responsabilidad, por coherencia y por justicia.

Yo no tengo ningún problema en apretarme el cinturón (si es que esto, como dudo, puede solucionar algo), para que con este dinero se puedan pagar subsidios de desempleo, gastos sociales y disminuir el déficit del Estado. Para que podamos salir de esta situación caótica en la que la coyuntura mundial y la vergonzosa ineptitud de nuestra clase política (de todos los signos) nos han metido. Creo que es absolutamente necesario, justo y razonable. Pero hay dos aspectos que me harían sentirme más conforme y más tranquila.


Uno de ellos sería que de este esfuerzo que se nos exige a los pensionistas y empleados públicos no se escape nadie en este país. Que contribuyamos TODOS y TODOS arrimemos el hombro. Ricos y menos ricos. Empleados públicos y PRIVADOS. Todos los trabajadores y los dueños de grandes fortunas. No os pongáis a temblar los que ganáis más, que vosotros lo vais a notar relativamente poco.

El segundo aspecto que me haría no plantearme siquiera sentirme molesta con este recorte es que una vez que esta situación pase, que pasará como todas las crisis, se nos devolviera a TODOS también el poder adquisitivo que teníamos antes de padecerla. Que no sólo lo privado se beneficie de las épocas de bonanza mientras que a nosotros se nos mantiene, incluso yendo el país bien, en la misma situación económica que en los momentos de "urgencia social". Que cuando pasen esos momentos, se nos restituya a la situación que teníamos antes de la crisis como a todo hijo de vecino. No pretendería más.

Con estas dos condiciones, entrego gustosamente mi dinero para contribuir a que nuestro país no se desmorone del todo. Para ayudar al que ahora mismo tiene la desgracia de estar en paro y a sus familias. Lo entrego con los ojos cerrados. Por solidaridad, por responsabilidad y porque lo considero justo.

Pero tú y yo sabemos que no va a ser así. Que nunca ha sucedido así.

Carlos, todo lo que de justo tiene que yo tenga que contribuir al arreglo de esto, lo tiene de injusto el hecho de que no seamos todos los que lo hagamos. Que tenga que seguir contribuyendo a esto aún cuando "esto", haya pasado. ¿Me puedes dar una sola razón para que no se toque a grandes sueldos que no han sido recortados; a las grandes fortunas? ¿Me la puedes dar para que las subidas salariales que se nos aplican después de las "crisis" se hagan en un porcentaje muy inferior al de la subida del IPC del año que toque y sobre sueldos congelados (ahora, reducidos) durante sabe Dios cuántos años esta vez?.

Esto no es demagogia. Es la realidad pura y dura. Creo que objetiva, imparcial y coherente. Como eras tú antes de ver peligrar un poco de lo mucho que tienes.

Si quieres, te puedo dar un consejo acerca de cómo pasar el mal rato de ver horrorizado que ahora te puede tocar a ti: Sencillamente, aprieta los dientes y aguanta. Es la medicina que tomamos nosotros, los "funcionarios", como nos llamas. Y ahí vamos, tirando "palante". Trabajando exactamente igual, con la misma responsabilidad, que cuando ganábamos más. Asumiendo por añadidura el trabajo de los compañeros a los que no se sustituirá por la crisis.

Otro inciso: no querría pensar que ahora te estás cuestionando la calidad del trabajo de PROFESIONALES de la medicina, de la enseñanza, de la gestión, de la investigación, de la seguridad..... no querría pensar que la ancestral imagen del "funcionario" de manguito vago, poco formado e inútil, aún está en tu mente. No puedes ser tan....limitado. Y, a todo esto, no todos somos funcionarios, te rogaría que nos denominaras bien si quieres generalizar. Te informo de que la designación exacta es: Empleado Público. Algunos de nosotros tampoco tenemos la estabilidad en el empleo que tanto se envidia y que, al parecer justifica todo lo que se nos diga o haga. Hay muchos contratados laborales a los que también se les aplica, por cierto, la bajada de retribuciones y que también pueden ser despedidos cualquier día.

Y aquí acabo. Sé que esta carta no la vas a leer en tu programa, por su extensión y por su contenido. No importa, sólo quiero que la leas tú (de darle difusión, ya me encargaré yo misma) y que pienses un poquito, si te dignas, en lo que te cuenta esta humilde ex-"forofa" tuya. Y que, si es posible, dejes de amargarles las mañanas a los TRABAJADORES públicos, aunque me temo que probablemente esta carta tenga el efecto contrario si tienes la soberbia que, no sé por qué, ahora te presupongo. Será por lo que me has cabreado y ojala me equivoque.

Un saludo y que Dios nos pille confesados. A TODOS, Carlos.

Concha.

P.D.- Me dirijo a tí, compañero o compañera empleado público: ayúdame a dar publicidad a este escrito...

 Muchas gracias...

viernes, 21 de septiembre de 2012

QUINTO DÍA DE HUELGA

QUINTO DÍA DE HUELGA: SENSACIÓN DE IMPOTENCIA; SATISFACCIÓN DE LUCHAR POR ALGO JUSTO. ¡VIVA LA ENSEÑANZA PÚBLICA!

jueves, 20 de septiembre de 2012

Y SEGUIMOS EN HUELGA EN LA ENSEÑANZA PÚBLICA; PERO NO ASUSTAROS, QUE SOMOS POCOS Y NADIE LO SABE.


     Ya estamos a jueves, 20 de septiembre, y SEGUIMOS EN HUELGA, pero nadie lo sabe porque no se informa de ello; prensa, radio y televisión no dicen nada... No existimos. Yo creo que ni siquiera existimos para nuestros colegas que siguen trabajando como si nada pasase, aunque comprendo que hacer la huelga sale caro, y hay que vivir.

    Salud y buenos alimentos; mientras se pueda, claro está.

     Antonio Capilla

miércoles, 19 de septiembre de 2012

QUE NO QUEREMOS ARROZ... PUES, ¡PLATO LLENO!


     Somos pocos los profesores de la enseñanza pública de Madrid que estamos en HUELGA desde el lunes, día 17 de septiembre. Nos estamos "desangrando" y ni siquiera se informa de ello. NO SE INFORMA, NO EXISTIMOS.

     Pero cuando no quede nadie que luche por lo público tendremos que ir preparando la billetera, INCLUSO LOS QUE AHORA MIRAN PARA OTRA PARTE. Así que a conservar la salud, a ser permanentemente jóvenes, a tener vehículo particular, a enviar a los niños a colegios privados, etc.

     Salud, amigos/as.

lunes, 17 de septiembre de 2012

CIUDADANO/A, DEFIENDE LO PÚBLICO PORQUE ES DE TODOS, NO DEJES QUE NOS LO ARREBATEN.



A pesar de 12 días de huelga del profesorado de IES durante el curso pasado y de innumerables manifestaciones pacíficas, los gobiernos del PP no han cedido en nada en su afán por desprestigiar y deteriorar la enseñanza pública. 

Sin embargo, han logrado desalentar al profesorado en su lucha pacífica y democrática en defensa de sus derechos y de la calidad de la enseñanza de todos y para todos.

Hoy ni siquiera se ha informado a la ciudadanía de que había una huelga convocada por la CGT y la MAREA VERDE en la Comunidad Autónoma de Madrid. Es verdad que hemos sido pocos los que la hemos secundado, pero aún así hemos querido dejar constancia por enésima vez del atropello que sufrimos y que padece la enseñanza pública.

El objetivo político que persigue la derecha lo hemos denunciado hasta la saciedad: se trata de privatizar la enseñanza para las clases altas y medias y dejar la enseñanza pública en una especie de gueto para los pobres. Así que es el momento de que despierte la mayor parte de la sociedad que está por unos servicios públicos de calidad.

Ojalá el profesorado tuviese la capacidad de resistencia para seguir luchando, pero se trata de una lucha desigual, no parece que esta vez David pueda vencer a Goliat.

Pero lo más triste de todo es que el vencedor podría ser, debería ser, necesitamos que sea, la inmensa mayoría de los ciudadanos de España que sabe lo importante que son unos servicios públicos de calidad, pero que hasta ahora parece no haberse enterado de lo que ocurre.

El testigo lo tiene que recoger ahora la ciudadanía. DEBEMOS LEVANTARNOS EN MASA PACÍFICAMENTE, PERO DE MANERA INEQUÍVOCA, CONTRA ESTA SALVAJE IMPOSICIÓN DEL NEOLIBERALISMO (entiéndase de los que detentan el poder: banca, clero, alta burguesía... En definitiva, los ricos y poderosos).

No dejemos que lo que debe ser una democracia sea simplemente una PLUTOCRACIA, porque hasta ahora eso es lo que es, llamemos de una vez las cosas por su nombre.

domingo, 20 de mayo de 2012

CONTRIBUYO A DIFUNDIR ESTA CARTA



Carta al individuo llamado Antonio Beteta


Con sorpresa, estupor y fuera de mi jornada laboral leo sus declaraciones
acerca de los funcionarios y, como le veo muy crecido, he decidido
responderle del mismo modo y comienzo diciéndole que es usted un mal
nacido, y ahora me explico.


Mi nombre es Agustín González, soy funcionario de carrera desde hace 32
años y presto mis servicios en el Ayuntamiento de Arganda del Rey. Al día
de hoy mi salario neto está en torno a 1.150 Euros
mensuales, gracias a que cobro 10 trienios a 13,47 Euros brutos cada uno,
es decir, que si quitamos los 134,70 de antigüedad me queda un sueldo
pelado de 1.000 Euros.


Desempeño las funciones que me han sido encomendadas en función
de mi categoría (Antes Grupo E, ahora AP) con la mayor diligencia que mi
corto conocimiento me da. Trabajo desde las 8,30 h. hasta las 17,30,
disponiendo de una hora para comer. También tengo establecido un tiempo
para el desayuno dentro de mi jornada de trabajo, que aprovecho, aunque no
en su integridad para tomarme un cafelito y un bollo. ¿Sabe por qué?. Pues
porque es mi derecho. Eso sí, si alguien precisa de mis servicios durante
ese tiempo de desayuno, dejo aparcado el cafelito y atiendo el
requerimiento sin hacer un mal gesto, porque me considero un profesional
íntegro.


Yo no leo el periódico en mi puesto de trabajo, pero para su desconsuelo
le diré que silo leo cuando llego a casa, con ello aprendo a conocer a
individuos como Usted y me entero de lo que pasa por el mundo. Yo dedico
8 ó 10 minutos de los del desayuno a tomarme el cafelito, en lugar de la
media hora que me corresponde.


Yo no considero que esté de más en mi puesto de trabajo, ya que estoy yo
solo para un centro educativo de 24 aulas en el que tengo que encargarme
de la apertura y cierre de instalaciones, ejercer la discreta vigilancia,
atender y dirigir a las personas que pasan por el Centro, efectuar las
operaciones de mantenimiento simple y comunicar con diligencia aquellas
que no pueda reparar, controlar el buen funcionamiento de la calefacción,
trasladar mobiliario y mantener la limpieza de un recinto de entre 6.000 y
7.000 m2.


Yo no creo que gane mucho, y al salario arriba indicado le remito. Yo no
me creo que viva bien y si es así es porque en su momento me supe
administrar. Yo no soy feliz en mi trabajo, asisto a él por imperativo
legal y porque el salario a fin de mes es el que me hace feliz cuando me
lo gasto en lo que me da la gana.


Finalmente, y en mi modesta opinión, yo no creo que sobren funcionarios.
Ahora bien, si lo que Vd. entiende por funcionarios no son personas como
yo, sino individuos puestos a dedo como Vd., o como sus amiguitos del alma
a los que instalan cómodamente en un despacho en el que no se sabe a que
se dedican, con unos sueldos 4 veces superiores al mío, con dietas y
teléfono pagado por la empresa (yo cuando tengo que establecer una
comunicación urgente lo hago con mi teléfono privado y si me tengo que
desplazar lo hago con mi coche sin cobrar nada a cambio), porque sus
salarios también van incluidos en la nómina del funcionariado y son los
que elevan las cifras y pertenecen por tanto al presupuesto (que no al
cuerpo de funcionarios), una pléyade de políticos inútiles como Vd., de
enchufados y parientes puestos a dedo por Vd. y gentuza como Vd., de
militantes del partido colocados en las empresas públicas sin pasar por
oposición ni por prueba de aptitud alguna, sino simplemente por el hecho
de ser amigos de Vd. y de personajillos como Vd. Entonces claro que estoy
de acuerdo en que sobran funcionarios, empezando por Vd. y su maestra de
ceremonias, la Sra. Aguirre, que fue la escuela en la que aprendió Vd. a
ensuciar la imagen de los honrados funcionarios a los que año tras año nos
vienen vilipendiando y reduciendo o congelando el salario hasta habernos
hecho casi imposible sobrevivir.


Sobran eurodiputados, sobran Ministerios sin funciones, sobran
secretarios, subsecretarios, sobran Consejerías, sobra el Senado entero y
una buena parte del Congreso. Sobran las Diputaciones, sobran concejales
con dedicación exclusiva y con las mismas prerrogativas y sueldos que si
fuesen ministros. Sobran Coordinadores, Asesores y Amiguitos del alma.
Sobran ladrones que dilapidan el dinero de los administrados o simplemente
se lo llevan a su cuenta de Belice, Suiza o Las Caimán. Sobran Gurtels,
Emersas, Brugales, ERE's. Sobra su condescendencia con los ladrones que
evaden impuestos concediéndoles amnistias fiscales. Sobra su permisividad
con los Aliertas, Botines, González, etc. a la hora de facilitarles las
jubilaciones anticipadas a cuenta del contribuyente, o a la hora de
regalarles nuestro dinero por su mala gestión. Sobran enchufados sin
capacidad para desempeñar labores que al final tenemos que realizar los
"FUNCIONARIOS DE VERDAD". Sobran dietas, sobran coches oficiales, sobran
los guardaespaldas para empleados de Telefónica, sobran los sueldos
vitalicios de los expresidentes y los de los exministros.


Y también sobran los cuadros de los Presidentes del Congreso, sobran las
subvenciones a las fiestas taurinas, a las fallas y a la Iglesia. Sobra
gentuza como Vds., que lo único que son es una lacra para este país
llamado España.


Por el contrario no solo creo que no sobran, sino que faltan Médicos,
Profesores, Inspectores de Hacienda y de Trabajo, buenos administrativos
para agilizar la atención a los ciudadanos, barrenderos, jardineros y
falta un mínimo de vergüenza en individuos como Vd.


Por todo ello, no puedo ni voy a permitir que un mequetrefe impresentable
como usted ponga en duda mi honradez profesional demostrada a lo largo de
32 años con gobiernos del Partido Comunista, Izquierda Unida, Partido
Popular y Partido Socialista, cuando la de ustedes está en entredicho en
tanto que lo resuelvan los tribunales correspondientes.


EL SR. BETETA HA DICHO ANTE LA PRENSA QUE "LOS FUNCIONARIOS SE HAN DE
MENTALIZAR QUE SE LES ACABÓ EL CAFELITO Y EL PERIÓDICO" EN RELACIÓN CON LA
PROLONGACIÓN DE JORNADA.


ESTE ES SU CURRICULUM:


D. ANTONIO GERMÁN BETETA BARREDA


Nacido en Madrid el 28 de mayo de 1955. Abogado y Asesor de Empresas.
Casado, con un hijo.
Estudios: Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto.
Experiencia profesional:


1.  Diputado en la Asamblea de Madrid desde 1983 a 2000;
2.  Desde el 2003 hasta la actualidad. Portavoz del Grupo Parlamentario
Popular en la Asamblea de Madrid (2003 a junio de        2008).
3.  Senador por la Comunidad de Madrid (2003 a junio de 2008).
4.  Consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid (1995 a 2000).
5.  Secretario General de Política Fiscal Territorial y Comunitaria del
Ministerio de Hacienda (2000-2003).
6.  Consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid (2008-2011).
7.  Desde 2011 Consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad
de Madrid
8.  Actualmente Secretario de Estado de Administraciones Públicas, con el
Gobierno de Mariano Rajoy
9.  Lleva cobrando del Estado toda su vida.
10. Vida profesional privada: cero.
11. Oposiciones al Estado: cero.

viernes, 18 de mayo de 2012

PALABRAS DE ÁNGEL GARCÍA GALIANO EN LA PRESENTACIÓN DE "EL FUEGO EN LA PALABRA"


 EL FUEGO EN LA PALABRA
  
Dice Gerardo Diego en una de sus así llamadas creencias poéticas: “La Poesía hace el relámpago, y el poeta se queda con el trueno atónito en las manos, su sonoro poema deslumbrado”.

Pocas veces una cita ajena casa mejor con la intención final de este libro admirable.

Pero retrocedamos milenios en el tiempo para ver lo que dice el Prasna Upanisad, con la sabiduría honda y ancestral que le caracteriza: “La vida es el fuego que arde y el sol que da luz. La vida es el viento, la lluvia, el trueno y el cielo. La vida es materia y tierra, lo que es y lo que no es, y lo que más allá está en la eternidad.

En la vida se asientan todas las cosas, cual los radios en el centro de la rueda.” La vida es conjunción armónica de aire, agua, tierra, fuego y aliento. Y el poeta, como un nuevo risi, como un viejo sabio consciente del alcance e importancia de su discurso poético, parece concluir y enmendar con humildad rotunda el antiguo oráculo proclamando que en la vida humana, además del universo en trance de criatura, se asienta, sobre todo, la palabra en busca de su fuego. El fuego o llama que consume y no da pena, porque es de amor viva y enciende con su luz y su voz las oscuras cavernas del sentido, que estaba oscuro y ciego.

Pues bien, gracias a la conjunción de la amistad y de la poesía, valga la redundancia, he aprendido con Antonio Capilla de su amor al Sur, a ese viento mirífico, o sea admirable, que se cuela por los intersticios del alma y enciende la pasión dulcemente a la par que colorea los recuerdos de la infancia en el pueblo de Sevilla y la torna serenamente paradisíaca, como todo aquello que reposa en la memoria de un niño.

Antonio es un creyente, un sumiso a la fe en la palabra poética que, al decirse, se transforma en luz, o sea, en amor y fuego. Como si la pira que incendia la hoguera de su anhelo solo pudiera consumirse en rebufos de versos. De versos serenos, pero firmes, amables pero seguros de su poder, a un tiempo pacíficos como la lluvia mansa sobre la besana y contundentes como el fulgor de un rayo en la tormenta.

El fuego, el viento, la tierra y la mar: volved al mar que es vuestro, nos dice el poeta, abrid las alas al viento, tomad lo que ya es vuestro.

¿Es la palabra la quintaesencia de los cuatro elementos?, ¿es la delicada destilación de su atanor alquímico? Creo haber leído bien estos intensos poemas, si ahora digo que la tierra es la infancia, el paraíso de la memoria enamorada, el agua es el anhelo infinito de libertad y de justicia, el viento es el coraje cívico, la voz que nadie apaga, el espíritu, el ánemos, el vuelo del pájaro-alma y que el fuego es el amor, el amor a la pareja, a los hijos, a los amigos, a los alumnos, a los compañeros, a aquellos con quien Antonio comparte el pan y la palabra, el pan de la poesía y del sueño y de la imaginación y la palabra que no se resigna a ver el mundo indiferente, sino que, aupado por el ejemplo paterno, se atreve a proclamar: “yo soy la voz que clama entre los muertos”.

Porque hoy como entonces, el poeta es más profeta que nunca y echa fuego por sus versos, versos indignados y a la vez serenos que querrían, que quieren, al proclamarlos, que ese mismo fuego funda el becerro de oro de la codicia y la ignorancia y la maldad y resurjan, cinceladas en piedra, las palabras de la nueva ley: la libertad. Por eso, como un profeta bíblico, el poeta se abraza con sus versos a la gente sencilla y les pide que despierten y se alcen y que dejen que los muertos entierren a sus muertos.

Nunca antes tanto coraje, tanto arrojo, tanto fuego en los versos de Antonio Capilla. El alquimista de la palabra ha encendido los poemas con el fulgor de la llamarada capaz, sí, capaz, de resucitar a los muertos:

“Yo creo que en mi vida no están muertos
Los muertos que en mis sueños siguen vivos
Hablándonos de lo que se ha perdido…
Y escucho así sus voces en el tiempo”

Pero de pronto el tiempo se detiene, fluye el amor, cuánto amor, y en la retorta del mago emerge la rosa roja, el símbolo de los símbolos, la imagen del sexo, de la mujer, del sol rojo, la Beatrice de Dante más allá del confín de las estrellas, la rosa de Paracelso, el pájaro, el simurgh de los sufíes según nos relata el persa Attar: los huesos y las venas de uno mismo transustanciado en vuelo: su canto de puro amor. Puro, que viene de “pur”, en griego “fuego”, en Antonio palabra, en sus lectores versos transidos de pétalos y espinas.

Cuenta el retórico Longino en su tratado Sobre lo sublime, que el ejemplo más excelso de tal arte se da entre el poeta de los hebreos (así define al compilador bíblico, “el poeta de los hebreos”) cuando proclama, en el Génesis de su Libro, que su Dios dijo: “Hágase la Luz… y la Luz se hizo”. Nada, desde el punto de vista de la poesía, tan admirable, tan sublime, como ese versículo, para el PseudoLongino, que con decirla, la luz se hiciera.

Pues bien, nuestro poeta, consciente de la fuerza trascendente de la palabra poética preñada de luz y fuego nos regala la rosa roja recién evocada, recién creada, en la página en blanco de su poema para que al decir, al entonar, como un sagrado mantra, la palabra AMOR, ese amor, como la Luz del Dios del Libro, reventase por los cuatro costados de la página, en cuyo haz y urdimbre reposa la imagen misma del Cosmos, del universo, por fin, en plenitud de su Harmonía.

También el poeta sabe, y escribe, que los que no se hagan como niños no gozarán de la bienaventuranza, el poeta niño, cuya mirada azul y buena nos contagia, nos enaltece, nos redime (y perdonadme que ahora y solo ahora este hablando de la persona, la que firma el libro), el poeta niño, decía, ha visto el pájaro azul del paraíso cuyos trinos fulgen como un arco iris de gorjeos. Ese pájaro-maná “alumbra mi voz, inspira mi alma y despierta en mi mente”. Los que estén poseídos por el becerro de la codicia, los que tengan el alma oxidada y acumulen hielo en su espíritu nada saben del pájaro azul, porque él solo se posa y se hace beso, con sus labios de plata, en todos los niños.

Gracias Antonio, por recordarnos que somos tierra, aire, agua, fuego y anhelo, es decir, palabra. Ojalá que esta vez, sí, que esta vez al decirse, AMOR, el amor se encarne en el día a día del amor doméstico, bebiendo el infinito del vino del amor hecho gacelas “en donde muerte y vida son eternos”.
  
Ángel García Galiano

jueves, 26 de abril de 2012

PRÓLOGO del libro "El Fuego en la Palabra": "COMO PROMETEO, FIERAMENTE HUMANO", MARISA PEÑA


       Cuenta un mito griego que fue el titán Prometeo quien, arrebatándoselo a los dioses, llevó a los hombres el fuego, enemistándose con los primeros para siempre. A partir de entonces el dominio del fuego, junto al de la palabra, ha sido uno de los dones divinos que han hecho del ser humano una especie única en este planeta que ellos mismos dieron en llamar Tierra.


       En este libro Antonio Capilla, poeta “fieramente humano”, nos entrega, como si de un nuevo don divino se tratara, el verso fraguado a fuego lento, la palabra poética heredada de los grandes maestros (Juan Ramón, Machado, León Felipe, Quevedo…). Y nos la entrega nueva, renovada, propia.


       Una profunda filantropía emana de todos y cada uno de los poemas. Amor al hombre, amor a la palabra. El amor hecho verso, hecho poesía.


       Encontramos también compromiso con el otro, con el que, ajeno, sufre los golpes y las adversidades. Y es nuestro poeta prometeico quien se encarga de despertar nuestras conciencias. En la más pura línea de León Felipe, se rebela con un tono profético contra lo que no puede ni debe ser tolerado. Y se pregunta, nos pregunta, nos sacude del letargo. Así, en poemas como “La voz que nunca calla”, el verso se hace grito, se hace rabia y condena… y toma partido, “partido hasta mancharse”.


       Hay poemas que, como “La risa”, se encuadran en la mejor tradición quevedesca de la burla y la sátira mordaz. De la mano de un estilo conceptista amigo de los juegos de palabras, busca trastocar con el lenguaje la ya de por sí trastocada y patética realidad política en su manifestación más burda y trasnochada.


       También el viejo romancero castellano se hace nuevo para denunciar la difícil situación en la que vive el pueblo palestino. Y Palestina es ahora una niña que se hermana, gracias a la magia de la literatura, con nuestras tres morillas de Jaén “Axa, Fátima y Marién”.


       Son de reseñar los guiños a los grandes maestros del modernismo hispánico: José Martí y Rubén Darío. Para Martí el octosílabo asonante, la frescura, la pincelada colorista de “Yo traigo una rosa roja”. Para Darío la sensualidad, el alejandrino majestuoso y galante, el ambiente sensual y decadente (amigo del goce y los jardines) de “En verso sáfico” o “Bebiendo el infinito del vino del amor”.


       Los  haikus  no van solos, caminan de la mano con el aforismo machadiano y en ellos se desgranan, en breves e intensas pinceladas, atrapando un instante entre dos o tres versos, los grandes temas de la poesía: el tempus fugit, el misterio de la creación, el amor, la tarde, las edades del hombre…


       En “Hay que soñar la vida para vivir el sueño” aparece el concepto de la vida como sueño, como aprendizaje. Un camino que andar, la memoria de los que ya no están pero van con nosotros, el padre, la casa de la infancia, los sabios consejos. La infancia mira al sur, al paisaje perdido, a lo que un día fue. La juventud, arco tendido al cielo del futuro, quiere soñar (“metáfora y presagio de lo que fue mi hallazgo / de lo que fue mi encuentro”) para poder vivir.


       Todo lo dicho y mucho más podemos encontrar en estos versos. Porque leer poesía es siempre un acto de encuentro y reencuentro. Un acto casi iniciático en el que la palabra poética nos revela un mundo que ya conocíamos de una manera completamente nueva. ¡Bendito extrañamiento éste que nos produce la poesía! Y benditos los poetas que, como Antonio Capilla, nos permiten, aunque sea por un instante, enfocar la realidad desde nuevos puntos de vista, aumentar nuestras perspectivas, emocionarnos, conmocionarnos, y volver a ser aquellos humanos desvalidos, que, gracias a Prometeo, encontraron El fuego en la palabra.


                                                                                       Marisas Peña



(Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2012)

viernes, 13 de abril de 2012

EXCELENTE ALEGATO EN FAVOR DE LA POESÍA, O "CONTRA LA INCULTURA Y EL PLAGIO"


Sin añadir ni quitar una sola coma, suscribo el excelente alegato que Mara Romero Torres publica en Arte Fénix. 
Posted: 01 Apr 2012 12:17 PM PDT

Atenea junto a las Musas, Fran Floris, S. XVI

De un tiempo a esta parte, estamos siendo testigos de que proliferan las buenas intenciones de hacer poesía.
Un respeto a la poesía, tengamos todos. Si estamos aprendiendo, reconozcámoslo y no nos llamemos tan a la ligera poetas y fijémonos en los que lo hacen bien. Hay muchos escritores con sólida cultura poética que saben que no siempre detrás de una cesura hay un verso. A muchos de los que en la actualidad se autodenominan poetas les ha venido como agua de mayo eso del verso libre porque así no se tienen que molestar ni en rima ni en medida -craso error- y por no molestarse, no se molestan ni en el ritmo… ni en nada. Hay quien hila cuatro palabras y grita: “¡Eureka, ya soy poeta!” y se vuelven a escudar en la libertad del poeta para sangrar las palabras hasta con faltas de ortografía. ¿Qué es eso de verso simple y verso compuesto? ¿Y qué es eso del hemistiquio? ¿Qué es la metáfora? ¿Quién demonios inventó que los versos fueran métricos o amétricos y qué significa eso? ¿Qué es una figura? ¿Qué es eso de rima asonante o consonante? ¿Qué es eso del encabalgamiento? ¿Qué es una aliteración, una correlación, una alternancia, un paralelismo, una antítesis? ¿Qué es eso de versos monorrítmicos o polirrítmicos? ¿Qué es eso de los acentos y a qué viene el acento espiratorio, el prosódico o el rítmico? ¿Qué es eso de diéresis, sinéresis, sinalefa? ¿Qué es una cláusula y por qué lleva en determinadas ocasiones los adjetivos yámbica, anapéstica, anfibráquica y qué tiene que ver esto con el ritmo oral? ¿Qué es un acróstico? ¿Y un epigrama? ¿Está el epigrama emparentado con el Haiku? Ah, pero ¿qué es un Haiku? ¿Tiene algo que ver con el aforismo? ¿La estrofa está creada para dar buena presencia al poema o tiene algún sentido el usarla? ¿Qué tiene que ver el pensamiento con todo esto? ¿Tiene un poema hermetismo? Esta palabra, ¿tiene algo que ver con Hermes? Vaya, pero ¿qué cosa o quién es o era Hermes? Las preguntas pueden alargarse hasta allí donde seamos capaces de mostrar nuestra incultura a la hora de estar frente a una construcción poética. Y si eso es malo, los males no terminan -sino que aumentan- cuando desconocemos términos, alusiones, referencias… ¿A qué viene eso de que en algún poema aparezca, por ejemplo, una referencia a alguna situación o ser mitológico? ¿Por qué lo menciona el autor? ¿Qué quiere decir? Ítaca, Ícaro, Leteo, Ares, Gea, Cancerbero, Idus, Parcas, Calíope, Erato, Orfeo… Bendita y preciosa cultura que va camino del olvido. No culpemos únicamente al sistema de lo mal que está la educación si nosotros no tenemos el más mínimo interés en aprender y hemos elegido dejarnos llevar por la corriente.
Es cierto que hay quien lleva el don innato del ritmo como también hay quien domina a la perfección la técnica y es capaz de fabricar un poema técnicamente perfecto. Pero tanto en el primer caso como en el segundo se necesita algo más para que esa construcción sea inmortal; de lo contrario, el del don innato se quedará en trovador vulgar y el de la técnica perfecta fabricará sin más. Nuestros clásicos son lo que son porque supieron combinar don y técnica. Ya sea con rima clásica, verso libre o blanco, con estrofas o sin ellas, trabajemos los poemas y buceemos en el mundo de la Literatura si queremos saber de lo que hablamos o leemos. Nunca un cirujano intervendrá quirúrgicamente a un paciente sin conocer a fondo los entresijos del cuerpo humano; ni un zapatero le sacará lustre a los zapatos con mermelada de fresa; ni un músico compondrá una sinfonía sin conocer y dominar las notas de la escala musical; esto ocurre en ellos al igual que cualquier pintor que se precie domina la perspectiva, la mezcla de colores… y sabe de puntillismo, de expresionismo o de cualquier otro movimiento que haya sido recorrido por el hombre en la historia del Arte. ¿Por qué en la literatura tenemos que mostrar esta decadencia?
Si tenemos el valor de escribir y mostrar lo que escribimos, porque nos gusta lo que hacemos, al menos tengamos la decencia de conocer un poco mejor esto que nos gusta y admitir que queremos hacerlo bien. Y querer hacerlo bien es dar el primer paso hacia el conocimiento de la poesía. A partir de aquí, sólo puede trasgredir las normas quien las conoce.
Que nadie venga con camemas escribiendo sin ton ni son y llamándose poeta porque esos que escriben -con frecuencia- a bombo y platillo vieron que hicieron algo que levantó admiración -u otra cosa- y lo único que hacen es reproducir y reproducir aquello que pareció salirles bien.
El colmo es cuando nos encontramos con alguien que quiere ser poeta y no sabe cómo. Aquí sí que hay que dar otro toque de atención fuerte porque estos no tienen escrúpulos ni conocen el respeto ni la consideración debidas a un autor y plagian cuanto cae ante sus ojos, adjudicándose frases y textos que no les pertenecen. No saben o no quieren saber que una regla fundamental es hacer mención a la fuente, es decir, citar el nombre del autor de quien han tomado una frase, texto, verso, poema, opinión, idea, proyecto, etc. Movidos por el afán de protagonismo y las ansias de ser notables cometen el mayor de los pecados literarios. Y no se conforman con imitar o plagiar, no, encima se permiten el lujo de parafrasear el original de tal manera que lo destrozan y allá van tan orgullosos de su hazaña y allá van los lectores tan ignorantes, aplaudiendo. Claro que entre la basura hay algo que resplandece y llega al lector: ¡la FUENTE! En cualquier caso en que esto ocurra, el que escribe tiene la obligación de mencionar la fuente y el lector tiene el derecho a conocerla. Y para los que no sepan lo que es la fuente, les digo que la fuente es la frase, el texto, el verso, el poema, la opinión, la idea, el proyecto, etc. de aquel que la ha tenido y dado a luz. La fuente es el sitio y el autor de donde se ha copiado y lo honesto, honrado y correcto es ponerla entre comillas y, a continuación, el nombre del autor, del verdadero autor, normalmente, entre paréntesis. Hay algo que se llama Cita. Esto, señoras y señores, hay que respetarlo.
Nos encontramos con personas que, en cuanto escuchan o leen una buena idea o una frase que les gusta, se lanzan a publicar algo, precipitadamente, para hacerla suya. Señores, señoras, a los que hacéis esto me dirijo: podréis robar un vaso de agua pero nunca tendréis la fuente. Vuestro vaso de agua se agotará y la fuente seguirá manando porque en esa fuente bulle la mente de la creación mientras que en la vuestra bulle el afán vano de la soberbia, el orgullo, la prepotencia y una notable evidencia de vuestras limitaciones y, como podréis deducir, estos factores están altamente reñidos con lo inteligentemente bueno. Dejad de plagiar y molestaros en crear que os sorprenderá el enorme poder que, para ello, lleváis en esa mente dormida que os obstináis en no despertar. No os acostumbréis a ir a remolque de lo que escriben, hacen o dicen otros y explotad vuestra originalidad que no es obligatorio ser escritor, que también la lectura otorga un disfrute enriquecedor, tanto o más que la escritura; pero sobre todo sed honestos, honrados y respetuosos con vosotros mismos y con los demás.
No tengamos prisa en ser poetas que es hermosamente lenta la carrera de aprendiz de poeta.
No faltemos a la dignidad que todos nos merecemos y seamos creadores consecuentes entre lo que decimos y hacemos, eliminando, para empezar, la incultura y el plagio.


Mara Romero Torres

lunes, 26 de marzo de 2012

Difundo esta carta de una profesora, porque merece la pena leerla


DERECHOS, QUE NO PRIVILEGIOS

Según el Diccionario de uso del español de María Moliner, privilegio es la excepción de una obligación, o posibilidad de hacer o tener algo que a los demás les está prohibido o vedado, que tiene una persona por una circunstancia propia o por concesión de un superior. Por el contrario derecho es la circunstancia de poder exigir una cosa porque es justa.

Soy funcionaria, me dedico a la docencia y trabajo en un instituto de educación secundaria, en este país. Y no, yo no tengo privilegios.

El sueldo que cobro es un derecho que me gano honradamente con mi trabajo. Está regulado por un convenio en el que participan y firman todas las partes interesadas. Es transparente, cualquier ciudadano puede saber lo que cobro. Hacienda conoce perfectamente mis ingresos, en mi declaración no cabe el fraude ni la picaresca. Mis ahorros, pocos, están en entidades bancarias completamente controladas por el estado, y no en paraísos fiscales. Me levanto todas las mañanas a las seis y media para ir a trabajar. Cuando regreso estoy cansada, porque, aunque no lo parezca, este oficio es agotador. Diariamente doy cuenta de mi trabajo primero a mis alumnos y por supuesto a sus padres, luego a mi director y si es preciso al inspector de mi zona, porque yo sí tengo jefes. Obtuve mi puesto de trabajo aprobando una oposición, que por si alguien no lo sabe, es una prueba muy dura, y no hubo “enchufismos” de ninguna clase. Si tengo que ir a trabajar en coche, el vehículo es propio y pago la gasolina, yo no tengo coche oficial ni chófer. Si he de quedarme a comer, me pago la comida, yo no cobro dietas. El café y el almuerzo corren por mi cuenta, y hasta los bolígrafos rojos que gasto para corregir los ejercicios de mis alumnos, los compro con mi dinero. Los libros de texto y de lectura que necesito para trabajar, de momento, nos los ceden, gratuitamente las editoriales, tampoco les cuestan un euro a la Administración.

No, yo no tengo privilegios. Alguien podría pensar que disfruto de un mes de vacaciones más que el resto de mortales. Pero durante el curso escolar trabajo prácticamente todos los domingos, y cuando no trabajo en domingo es porque lo he hecho en sábado. Si cuentan todos estos días, verán que suman más de 31, que son los que tiene el mes de Julio. Cuando llevo a mis alumnos de excursión o de viaje, les dedico las 24 horas, dejando a mis hijos y a mi familia.

No, yo no tengo privilegios. Y sin embargo me siento privilegiada. Sí, me siento privilegiada porque considero que mi trabajo es muy importante y valioso y realizo un servicio social. Me siento privilegiada cuando veo crecer y madurar a mis alumnos, los veo superar sus dificultades y aprender, y yo estoy ahí ayudándoles, aunque solo sea un poquito. Me siento privilegiada cuando mis alumnos me saludan por la calle, casi siempre con una sonrisa y cuando hablo con sus padres con la cordialidad propia de quienes comparten objetivos. Me siento privilegiada cuando encuentro a antiguos alumnos y me hablan de sus vidas, de sus éxitos y sus proyectos. Y sobre todo me siento privilegiada porque trabajo rodeada de extraordinarios profesionales que se dejan la piel día a día para llevar a buen puerto esta nave que la Administración se empeña en hacer zozobrar.

Sí, estos son mis privilegios, pero puedo asegurarles que no le cuestan ni un euro al contribuyente.

Con todo, no crean que quiero ponerme medallas, nada más lejos. En el fondo me siento como el siervo inútil del Evangelio, al fin y al cabo solo cumplo con mis obligaciones. Pero es importante no confundir derechos con privilegios. Los recortes en Sanidad y Educación, son recortes en derechos y no en privilegios. Que no os confundan. No veáis enemigos donde hay amigos, ni verdugos donde hay víctimas como vosotros. Confundir es un arma de poder para camuflar al verdadero culpable.

Con todo lo que está cayendo sobre los docentes, lo que más me duele no es la pérdida de poder adquisitivo, sino el menoscabo moral al que se nos está sometiendo. Solo pido a la sociedad, respeto. A los políticos, honestidad, porque muchos han olvidado el significado de esa palabra, si es que lo conocieron alguna vez. También les pido valentía, porque pisotear al débil es de cobardes. Los culpables de esta crisis son mucho más poderosos que nosotros y sí tienen privilegios, que lo paguen ellos. Por la dignidad del docente, que es lo que no nos pueden quitar.


                     


miércoles, 21 de marzo de 2012

LOS DESNUDOS MENSAJEROS


Jarca puede representar a cualquier ciudad de España. Pero, ¿saldrá el sol para Jarca el día 29 de marzo? ¿Cuál será la respuesta que tenga la HUELGA GENERAL?





LOS DESNUDOS MENSAJEROS


Otro día que el sol no ha salido para Jarca.
Despierta la ciudad entre restos de resaca,
Sus plazas malolientes, sus gentes olvidadas;

No hay amigos, cada quién con su mochila pasa.
Por sus calles asfaltadas alumbra la ciudad
Sus perros vagabundos, la luz en sus fachadas.

Y empieza un nuevo día: anhelos y añoranzas,
Amores, penas y odios y luchas despiadadas,
Rabia mal contenida, alegrías insensatas.

Vomitan obreros las tabernas; sus miradas
Ruegan, piden, tal vez exigen su dignidad
Vendida en cualquier subasta. Ayer, hoy, mañana

De miserias seculares, de ignorancias... ¡Cuántas
Veces han lamido de sus señores las nalgas!
¡Tantas veces con el pan en las axilas...! ¡Tantas...!

Oh, ciudad, despierta; eternamente no yazgas.
Habrás de abrir y abonar surcos en tus entrañas
Fecundos, que abriguen las semillas del mañana.

Oh, ciudad, sin rumbo, de servidumbre tan larga
¿No ves el futuro que está llamando y te alcanza?
Despierta, un nuevo sol alumbra ya tus ventanas,

Te envía sus desnudos mensajeros, te llama.
No cierres tus oídos por más tiempo; la verdad
Ya sé tiene un sonido áspero, apuñala...

Desnuda, desafiante, blandiendo está su espada.
Es duro soportarla; y, sin embargo, otra entrada
No hay. Pues, se hizo el paraíso, el bienestar,

La arrogancia para quienes como Adán
Ante su rostro se espantan? Bella es la mañana,
Clara. Mas el sol aún no ha salido para Jarca.



(Antonio Capilla Loma, Y el Corazón al Viento, I.S.B.N.: 84-404-9271-5, Madrid, 1991)